lunes, 17 de julio de 2017

EL RELOJ DE ARENA...


El tiempo pasa muy deprisa y los momentos de reacción son bloques de hielo que chocan y se funden en las divagaciones, en los porqués, en lo...s "si hubiera hecho..."
Y las gélidas gotas que resbalan por la rabia, insultan.

Segundos, minutos, horas, días y años de un reloj de arena consumido por las manipulaciones, las mentiras, el rechazo, la indiferencia de personas a las que el propio corazón queriéndose engañar a sí mismo, colocó a la gente equivocada una máscara.

La máscara del autoengaño y la ignorancia. La del "me quieren" pero ves que no, "Click, Clack" sonó el despertador en forma de lámpara mágica: ¿Qué prefieres? ¿la soledad o seguir con la función?

Y te haces mayor, y los desaires y experiencias traen sabiduría
"La soledad, por supuesto"
así, sin miramientos.


Y sin esperarlo llegan a tu vida los correctos, esos que ya estuvieron y quedaron de lado por la propia invidencia
por dejar de lado el ser para acumular, para tener

Y bailar cual marioneta por los hilos de los que no soportan las verdades cuantificadas a rajatabla.
Dan ganas de arañar el cielo pero el cielo no hizo nada. Asumimos responsabilidades y nos arañamos la cara.

pongo un nuevo reloj de arena en mi espalda y esta vez, cada grano es una lucha para recuperar a los que siempre, sin reproches, mezquindades, ni caretas estuvieron.
Los humildes, los sinceros, sencillamente LOS CORRECTOS.