sábado, 3 de junio de 2017

MEJOR CON MENOS...


Nos empeñamos en acumular, acumular ropa por si acaso, acumular objetos inservibles por si algún día mágicamente sirven y personas, sí, nos empeñamos en acumular personas quizá por fuertes vínculos de pasado aunque ya no tengan ningún sentido en nuestro presente ni mucho menos en nuestro futuro. No es fácil deshacerse de esos lazos emocionales que nos paralizan, nos restan, nos provocan autoengaño y ceguera, pisamos charcos con gotazos del barro de la manipulación sin darnos ...cuenta o si nos la damos, lo dejamos pasar por si con el tiempo se secan.

Y no, no es que haya que leerse un catálogo para practicar el Feng Shui y llenar la casa de muebles minimalistas porque esté de moda (porque vaya, cómo nos gusta una moda)

No, no se trata de eso, se trata de sentido comùn, de analizar, de poner a un lado lo que nos aporta y lo que no y limpiar pero limpiar de verdad, no vale aquello de: "oye, me dejas un momentito que mire tu Facebook para ver lo que hace mi ex, es que lo bloqueé y..." NO que no quede ni un ínfimo rastro de pasado. Quien quiere despegarse de alguien, siemplemente lo hace, lo demás son excusas. Sean amistades, ex parejas, ex compañeros de trabajo...

Todo fluye de manera natural, sin tener que introducir el pie en un zapato del 36 si llevas un 38. Dejad en la lista del alma solo a las que os sepan valorar, a las personas que están para celebrar, para reir, para amar y si es necesario, para ponerse una canción de Chavela Vargas y llorar...